La vergüenza, una emoción aprendida